Uno de los íconos que caracterizan al centro histórico de Guadalajara es la Plaza de Armas, también conocida como la Plaza de la constitución, situada a un costado de la Catedral Metropolitana, tanto una como la otra son de las más antiguas en su tipo.

La Plaza de Armas es el punto de reunión de los tapatíos, sobretodo las tardes de martes, jueves y domingo, pues se lleva a cabo la tradicional serenata con las bandas municipal y estatal al son de ritmos propios de Jalisco.

Se construyó a finales del siglo XIX, y a pesar de seguir siendo punto de gran afluencia, en años anteriores lo fue aún más, sin embargo conforme la ciudad se fue expandiendo también se crearon otros centros recreativos a los que poder acudir.

Un elemento distintivo de este sitio es su Quiosco de estilo francés, lo sostienen ocho figuras de mujer, que representan ocho instrumentos musicales; en los extremos la plaza es custodiada por cuatro mujeres más simbolizando las 4 estaciones del año; al fondo se observa el Palacio Legislativo.